Aprender sobre DDHH: una tarea para todos los días Por Horacio molina

Para cerrar cada módulo del programa Jóvenes Ciudadanos, los participantes realizan un ensayo sobre alguna de las sesiones. Hoy compartimos el de Horacio Molina sobre Derechos Humanos, uno de los mejores ensayos del tema.

En 1948, se firma la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en la  Organización de Naciones Unidas, muy importante entender que formalmente de  Derechos Humanos (DDHH) se comienza a hablar en la mitad del siglo XX, cuando  siglos atrás se comenzó a establecer las bases del Estado como lo conocemos hoy  en día, y aunque se tomaban en cuenta los Derechos del hombre y del ciudadano  como en la Revolución Francesa en 1789 y todo lo que se suscitó después en el  mundo, pero formal y explícitamente de DDHH es en 1948 que debemos situarnos.  Gracias al surgimiento de los Derechos Humanos en el seno de la Organización  que comenzó a reunir a todos los Estados del mundo, se inició un proceso de  adopción en los marcos constitucionales y legales a nivel mundial de las normas y  procedimientos relacionados a DDHH, y así como las garantías y obligaciones que  cada Estado debe considerar.  

En el caso de Venezuela, fue en 1958 cuando tras la instauración de un  régimen democrático de gobierno, se redacta un nuevo texto constitucional y se  incorporan todos los aspectos relacionados a derechos sociales y políticos de  manera expresa y formal, para llegar al punto máximo con la Constitución de 1999,  señala Irama García en su artículo Derechos Humanos en Venezuela: “El texto  Constitucional venezolano responde a criterios de una carta sustantiva moderna,  adecuada a los preceptos de la Declaración Universal de los Derecho Humanos”. 

Tras la adhesión de los Estados a la Declaración Universal, comienzan a  tener obligaciones de respeto, protección y promoción, es decir, que los Derechos  Humanos deben formar parte activa de las agendas y planes del Estado, ya que  para alcanzar un nivel de respeto y protección de los DDHH, debe formarse a toda  la población, y sobre todo a los funcionarios garantes del Estado, en la importancia 

y relevancia que tienen los DDHH, y de esta manera, promocionar de manera  efectiva el tema. Estas son obligaciones generales, según cada derecho se  desprenden obligaciones específicas, pues al ser indivisibles e interdependientes,  para alcanzar la garantía de un derecho deben existir obligaciones del Estado  directamente de otro derecho.  

Los DDHH al ser garantizados por el Estado solo pueden ser violados o vulnerados por aquellas personas que formen parte de instituciones y organismos  del mismo, es decir, todos los funcionarios públicos se convierten en instrumentos  del Estado para garantizar los DDHH, por lo que si descuidan o abusan de sus  funciones resulta en una violación de DDHH. Las personas particulares no cometen  una violación de DDHH al matar a una persona, ya que es un delito y está  establecido en las leyes de esa manera, ya que es un asunto privado, bilateral y  que resultó en un delito, pero en el caso de la muerte de una persona en manos de  un funcionario policial y dependiendo de la situación, y si fue abuso de poder, es  calificado como violación de DDHH, y la persona y el Estado deben responder ante  la justicia por eso. 

En la promoción de DDHH es fundamental tener en cuenta las 3 D:  Documentar, denunciar y difundir, lamentablemente todos los días se presentan  violaciones a los Derechos Humanos por lo que resulta imperante obtener y  resguardar la información para poder reportar dicha violación y evitar se repita o  vuelva una constante, por lo que el proceso de documentación es de lo más  importante para los defensores de DDHH, ya que garantiza que todos los datos  puedan ser utilizados para buscar justicia, justamente a través de la segunda D, la  denuncia es algo que actualmente se ha vuelto más cercano a cada persona, ya  que con un tweet o una foto en alguna red social, puede comenzar el proceso de  denuncia de alguna vulneración de los DDHH, es un proceso ya que las redes  sociales se han vuelto una ventana, pero solamente sirven para viralizar situaciones  alarmantes, y que el Estado no pueda ignorar. Y de la mano, de la documentación 

y denuncia, debe ir la difusión de las situaciones de las que se encargan las dos  primeras D, pero también difundir la importancia de los Derechos Humanos para la  sociedad, y de como todos los espacios pueden y deben adaptarse al respeto y  garantía, porque no se habla de cosas intangibles, sino de cada ser humano y sus  derechos tan solo por esa condición, sin tomar en cuenta ninguna otra cosa. Allí  recae la convicción de todos los defensores de DDHH que cada ser humano, debe  ser respetado y no sean vulnerados sus derechos fundamentales por ninguna  razón. 

La formación en materia de DDHH debería convertirse en contenido que  desde los niños sea impartido en escuelas, y que se entiendan las dimensiones del  término, y todos podamos ser defensores de DDHH, lamentablemente 74 años  después de la aprobación formal de la Declaración Universal en muchos países se  cometen a diario violaciones, vulneraciones y restricciones de los derechos  fundamentales de las personas, y ante esa situación, la ONU ha intentado reforzar  los organismos encargados de hacer seguimiento y velar porque los Estados  cumplan con sus obligaciones en materia de DDHH, pero no ha sido suficiente, ya  que se convierten en actores pasivos por no tener alguna manera de obligar y lograr  el efectivo respeto a los Derechos Humanos, sin duda, hablar de ellos debe ser una  tarea de cada día, que en todos los espacios donde estemos, podamos dejar en  claro que el Estado debe ser el garante, pero los ciudadanos deben convertirse en  defensores de sus propios derechos, no solo deben realizarse programas de  formación en la materia, sino afianzar en los sistemas educativos la necesidad de  incorporarlo, así como en la formación de funcionarios públicos sea desde un  Ministerio como el de planificación hasta el soldado de menor rango, ya que al  formar parte de alguna institución del Estado, se convierte automáticamente en un  posible instrumento de violación de DDHH.  

Y así como señaló Kofi Anan, ex Secretario General de la ONU, debemos  hacer nuestros los Derechos Humanos, tomarlos, disfrutarlos, entenderlos, insistir  y que son necesarios porque son lo mejor que podemos tener. 

Referencias bibliográficas 

– Declaración Universal de los Derechos Humanos. 

– Garcia, I. (s/f) “Los Derechos Humanos en Venezuela”. Boletín de Investigación  y Postgrado URBE. Consultado en  http://www11.urbe.edu/boletines/postgrado/?p=1548