Ciudadanía y Derechos Humanos: no son una obra terminada

En nuestra cuarta sesión de Jóvenes Ciudadanos, presentamos a José Miguel Rodríguez. Abogado egresado de la Universidad Católica Andrés Bello, quien ha realizado distintas maestrías y diplomados en instituciones como la Universidad Simón Bolívar y la Universidad Metropolitana. Así mismo, es nuestro cofundador y director dentro de la Organización.

Iniciando la sesión se abordaron distintos temas relacionados con cultura ciudadana, reconstrucción de la democracia, derechos humanos, persona y sociedad. Como afirmó José, son conceptos con los que podemos estar de acuerdo, sin embargo no conocer totalmente lo que implican o no practicarlos. Por ello, la clase se enfocó en profundizar en estos temas. Destacando que son conceptos globales y no solo nacionales.

Al pedirle a los asistentes que mantuvieran mente abierta, fomentó la participación, el replanteamiento y el dinamismo dentro de la sesión. José comentó que la problemática inicial que se vive dentro de la sociedad venezolana y el mal uso de la ciudadanía radica en que el concepto de persona no está muy claro. Explicó que como humanos poseemos libertad, voluntad y racionalidad.

Como la clase giró en torno a la ciudadanía, cada vez que hizo referencia a ella, José manifestó que tanto las personas que obran negativa o positivamente, son ciudadanos. Definió que todos los ciudadanos del mundo tienen los mismos derechos humanos, ya que son universales y trasnacionales, aplicando para todos sin discriminar entre razas, nacionalidades, ideologías, acciones, religión o preferencias.

“No podemos decir que la democracia y los derechos humanos son una obra terminada, es un ideal que siempre se tiene que mejorar.”, dijo José Miguel. Los derechos humanos se entienden como algo preexistente al Estado, ya que su origen se visualiza desde que el hombre tiene dignidad.

Agregó que Más Ciudadanos tiene una teoría sobre el cambio en Venezuela, que radica en fomentar la educación de calidad. En el panorama actual contamos con el mismo sistema educativo que tuvieron nuestros abuelos, mismo enfoque e infrastructuras. Al ingresar en universidades no existe preparación de nivel para continuar estudiando. “No aporta ser un abogado competente sin conciencia ciudadana, o graduar bachilleres que no entiendan la importancia de involucrarse y opinar.”, dijo el Director la Organización.

Para Más Ciudadanos, la educación no se debe ver como un sistema tecnocrático ni de adoctrinamiento. Debe ser diverso y ofrecer herramientas para enfrentar los retos que se viven actualmente. Esto llevaría a la construcción de una democracia sólida, sustentable e ideales firmes, ya que para nosotros la ciudadanía es el motor que hace que el sistema ande y tenga buena salud.

Ofreciendo el espacio de esta cuarta sesión para una pluralidad de ideas y sin quitarle formalidad teórica, se introdujo el concepto de “ciudadano” de la Real Academia Española, el cual es: Persona considerada miembro activo de un Estado, titular de derechos políticos y está sometido a sus leyes. Concluyendo entre todos que los ciudadanos tienen el poder de acción y decisión.

Mucho que aprender, mucho que aportar

Se diferenció entre dos tipos de ciudadano: Activo y pasivo. Siendo el primero quien participa y se integra en los procesos. También se hizo referencia a la civilización griega, para ellos la plenitud de la vida estaba en el ejercicio de la ciudadanía y participación en la vida pública. Dentro de su cultura quien no participara era un individuo básico.

Ser ciudadano implica tener deberes y derechos. Los cuales todos poseemos, y el asunto radica en ejercerlos o no, exigirlos o no… ya que no podemos exigir si no aportamos, ni ver al Estado como un ente que únicamente ayuda sin entender cuál es nuestro rol de aportación y construcción. Aunque esta es una situación común en donde a veces hemos caído sin percatarnos.

Aportando dinamismo, se realizó una actividad en donde los asistentes debían jerarquizar en una pirámide el ámbito político, económico, social y moral-cultural. Luego de hacer la actividad y arrojando respuestas diferentes, José les explicó que en sociedad ningún ámbito es más importante que el otro ya que deben ser aspectos que deben ir aunados y conectados para así lograr armonía y relación entre estos. Todos son parte de la dinámica ciudadana y de sus actividades.

Sociedad venezolana: rasgos y mitos

Nuestro cofundador explicó los rasgos de la cultura política en Venezuela del pasado y el presente. Los categorizó en: desconfianza interpersonal (lo cual genera polarización), incredibilidad en instituciones públicas-actores políticos, aspiración a normas con “mano dura”, veneración de igualdad por encima de la libertad-orden, decreciente interés en asuntos públicos y escasa participación en actividades asociativas. Sin embargo logramos rescatar un rasgo positivo, el cual es la creencia en la democracia como valor.

Mitos de la Cultura Ciudadana en Venezuela

  1. La democracia es lo que quiere la mayoría
  2. La democracia es igual a votar
  3. Pueblo es igual a ciudadano
  4. Venezuela es un país rico
  5. Nuestro mayor recurso es el petróleo
  6. Todo es culpa de los políticos
  7. El gendarme necesario
  8. Si no trabajo, no como
  9. Esto se acaba cuando…
  10. Eres el futuro del país
  11. El Gran Mito de Bolívar

En sus últimas palabras, José aclaró dudas, atendió comentarios de los alumnos, y recomendó que no debemos mitificar a los actores políticos o figuras históricas, elevando así el mesianismo y adoración. Para Más Ciudadanos y su director, cofundador y presentado ponente José Miguel, la ecuación de la democracia está en una educación de calidad aunada a la cultura ciudadana.

Es decir: Educación de calidad + Cultura Ciudadana = Democracia.