Ideologías políticas y Totalitarismo, reflexionemos al respecto

En la sesión número nueve del programa Jóvenes ciudadanos tuvimos la oportunidad de contar con el politólogo y decano de la Facultad de Estudios Jurídicos y Políticos de la Unimet Guillermo Tell Aveledo para explicar qué son las ideologías y cómo se puede identificar a los regímenes totalitaristas mientras el público participaba de forma activa.

Guillermo Tell Aveledo es politólogo egresado de la Universidad Central de Venezuela, cuenta con un doctorado en política de la misma casa de estudios donde también imparte clases; a la vez, tiene desde el 2006 trabajando en la Universidad Metropolitana, fungiendo diferentes cargos desde entonces, bien sea desde lo académico como profesor hasta lo administrativo, pasando por Director de la Escuela de Estudios Liberales hasta llegar a Decano de la Facultad.

El académico se encargó de dividir la clase en varias secciones, explicando el origen de las ideologías, recomendando libros y materiales de complemento.

¿Qué es una ideología?

Según el profesor, son las creencias o actitudes difusas sobre lo político, lo social y lo económico que cualquiera tiene, pero en términos más precisos, se trata de un conjunto organizado y jerarquizado de conceptos y valores que pretenden describir la realidad, señalar objetivos para intervenir en ésta y definir las estrategias para alcanzarlos. Tell Aveledo también utilizó para explicarlo un comic de Mafalda, mientras jugaban a hacer “gobierno”.

El académico considera que no existen las ideologías correctas ya que dependen de las preferencias y las vivencias de cada persona, cada uno se configura de una forma en la que lo lleva a simpatizar con una manera de pensar y no podría considerarse como alguien que está en “lo correcto”, pero sí hay algunas que matan y que tenemos que tener conciencia de cuales podrían ser destructivas.

Entre los rasgos de la ideología, el politólogo explicó que simplifican la realidad, describen al mundo de una forma parcial, funcionan como instrumentos para llegar a la sociedad, definen el liderazgo de nuestros gobernantes y suelen ser explícitas y compartidas.

En cuentas resumidas, los programas ideológicos tienen una meta histórica, un lugar hacia donde llegar; un sujeto histórico quien nos influirá cómo pensar; una teoría de origen de donde pueda formarse y unos modos de acción política que es en la que se cumplirá esa meta.

Un dato interesante que ofreció el profesor en su charla, es que usualmente los partidos políticos que utilizan el azul representan el conservadurismo, pero los medios de comunicación le otorgaron al partido demócrata el color azul para que los partidos tengan los mismos colores de la bandera.

Advierte el decano que las ideologías no deberían quedar en lo etéreo, para que estas sean prácticas deberían ser comprensibles y comunicables, deben existir recursos para su realización y deben ser capaces de movilizar fuerzas y apoyos hacia la realización de sus objetivos. Sería imperante considerar que lo normal es que en un régimen pluralista, ninguna ideología domine el panorama general. “Si una ideología no es compartida colectivamente, no llega a ninguna parte” reflexionó el profesor, asimismo cree que no todo es aceptable.

En una sociedad plural interpretamos lo que vemos de una forma libre, mientras que en una autoritaria nos adoctrinan el pensamiento y las cosas que nos muestran empezamos a pensarlas de la forma en la que fuimos configurados.

¿Qué es el totalitarismo?

El profesor hace énfasis en que usualmente se confunden los términos. Cuando se habla de totalitarismo, se habla de un espectro mucho más amplio a diferencia del autoritarismo, que se encarga de restringir libertades. En el mundo moderno solo se encuentran dos regímenes totalitarios: Cuba y Corea del Norte.

El autoritarismo y el totalitarismo tienen ciertos rasgos comunes: la concentración de capacidad de decisión política, personalizan la autoridad de forma efectiva o simbólica, tienen un acceso difícil, selectivo y arbitrario a los recursos de influencia, tienen una débil seguridad jurídica, una marginación o eliminación de la oposición política y hacen énfasis en el papel de los aparatos de propaganda, control político y socialización.

Pero también existen elementos diferenciadores, el decano separa estas diferencias de la siguiente forma:

TotalitarismoAutoritarismo
Ausencia de pluralismoPluralismo limitado
Papel preeminente del partidoNo siempre necesita un partido
Pequeños grupos o líder en el vértice del partidoPequeños grupos o líder en el vértice del poder
No existen límites predecibles al poder del líderLímites mal definidos, pero acción predecible
Movilización alta y continuaEscasa movilización
Ideología global, articulada y rígidaCoalición de mentalidades y valores generales, no una ideología acabada.
Eliminación o aislamiento sistemático de la oposiciónRepresión no sistemática

Entre los ejemplos que dio sobre la historia, podrían estar los nazis alemanes o la dictadura china en el pasado, pero el régimen chino ha avanzado adoptando algunas políticas económicas de libre mercado en las que ha sacado al país de ese sistema, hoy en día puede ser considerado autoritario.

La propaganda y el culto a la personalidad son elementos que utiliza el totalitarismo para legitimar su régimen, de esta forma, también busca crear un líder incuestionable para normalizar su ideología como única y dominante.

En palabras del mismo profesor, sí es posible distinguir un autoritarismo de la democracia porque, aunque se haga difícil y haya elecciones, debemos entender que la separación de poderes y la libertad de pensamiento es importante para mantener este último sistema, ¿estás de acuerdo?