La educación es inspirar a otros a retarse

En nuestra segunda sesión académica, Propósito de la Enseñanza y Diagnóstico Personal, contamos con el CoFundador de Área Índigo, Lic. Ángel Nieves, quien nos ofreció un análisis profundo de la visión futura y propósitos en el presente que nos impulse a ser quienes en verdad queremos llegar a ser y nuestro legado en la sociedad. 

¿Viajar al pasado o hacia el futuro?

         “Si tuvieses una máquina del tiempo, ¿a dónde irían, al pasado o hacia futuro?” Con esta pregunta dinámica el profesor Ángel Nieves dio comienzo a la respectiva clase del jueves 2 de septiembre de 2021. Tal pregunta nos generó una infinidad de argumentos que respaldan nuestras decisiones de viajar al pasado y, en otros tantos, viajar al futuro. Para el primer grupo, viajar al pasado consistía en el conocimiento consciente de las condenas y fatalidades que se cometieron en cualquier momento de sus vidas para transformarlos en un bienaventurado presente. Para el segundo grupo, viajar al futuro consistía en una de las mejores decisiones ya que es un lugar en el espacio y tiempo en el que no tenemos certeza de lo que habrá en comparación con el pasado, del cual ya hay Historia –idea que Nieves también apoyó-.

         “El pasado es experiencia y añoranza por lo cual, en mi opinión, no deseo cambiar nada en lo absoluto ya que cambiaría quien soy hoy y, seguramente, no estaría dando esta clase para ustedes argumentó Nieves. Nos explicó que: nuestros pasados vendrían a convertirse en experiencias y añoranzas, nuestro presente en propósitos para accionar y nuestro futuro en prospectiva para el sano y objetivo diseño de escenarios próximos que vendrán llevándose a cabo como el diáfano reflejo de quien ansiamos ser, de ese quién aspiramos construir.

“¿Quién eres?”

“¿Quién eres?” fue la última de tres preguntas que nos conmocionaron durante la clase. Expusimos que quienes somos hoy en día no está del todo reflejado en los bienes materiales o cognitivos que tenemos, sino, en cambio, en nuestra construcción personal e interior, el conocimiento de lo que somos.

Continuó explicándonos que hablar de quienes somos hoy y de quien queremos llegar a ser se basa en propósitos. Pero, ¿qué son los propósitos? Según Ken Robinson los propósitos son “una historia en construcción” que, en otras palabras, consta también de la puesta en marcha de nuestros “súper poderes” al servicio de los demás, llegando así a la conclusión de que la construcción de nuestros propósitos –en nuestro presente- nos ayuda a encontrarnos con ese sentido de vida del cual estamos capacitados a alcanzar buscando el bienestar de quienes nos rodean antes que el propio.

 Nos comentaba también que, basado en estudios de la Universidad de la Singularidad, las tecnologías exponenciales ha avanzado continuamente llegando así a revelar relativamente que el progreso a lo largo del tiempo –en una persona- tiende a dar un crecimiento exponencial como factor sorpresa que nos sitúa más arriba de donde creemos y planificamos terminar en el futuro.

El árbol de la vida

El árbol de la vida es una gran ilustración de nuestro ciclo de vida que para Ángel, en conjunto con la organización Área Índigo, les ha ayudado mucho en la construcción personal de lo que desean llegar a ser en sus trabajos.

Consiste en tres premisas: la proyección, el reconocimiento y valoración y la acción; la primera se basa en preguntas como cuál será tu legado, como te gustaría ser recordado, qué quieres llegar a cumplir, qué quieres llegar a influir; la segunda se basa en preguntas como a quién le debes lo que eres hoy, quién o quiénes te ayudaron a aprender lo que hoy valoras, qué has logrado hasta ahora basándote en tu proyección; y la última va referida, tal y como lo dice en la premisa, a la puesta en acción para lo aún inconcluso.

Para culminar la clase, nos recalcó que educar es inspirar a otros a retarse y, antes de intentar hacerlo, debemos recalcar quiénes nos inspiraron a nosotros haciéndonos tres preguntas: quién o quiénes nos inspiraron, qué nos inspiró y por último cómo nosotros podemos utilizar estas inspiraciones para iluminar a otros con nuestras propias herramientas. Nos recomendó también construir nuestras 3 reglas de oro (aunque podemos tomar más) de las cuales no negociaremos a la hora de educar a otros.