País sumido en la censura: Democracia en crisis Por isabel sofía marquina

Para cerrar cada módulo del programa Jóvenes Ciudadanos, los participantes realizan un ensayo sobre alguna de las sesiones. Hoy compartimos el de Isabel Sofía Marquina sobre Democracia, uno de los mejores ensayos sobre el tema.

La libertad de prensa es el oxígeno de la democracia. Sin ella el pueblo  no puede auto determinarse. De cuan extensa sea la primera depende la  calidad de la segunda” Rodolfo Arango 

Los ciudadanos están conscientes que Venezuela es un país en el que a diario,  desde hace muchos años, se violentan los Derechos Humanos de toda su  población. Se ve como el sistema de salud púbica cada vez es más precario, hay  detenciones arbitrarias, cientos de venezolanos sin su debida documentación, un  sistema educativo donde no se fomenta el aprendizaje sino la retención  innecesaria de información que posterior a esto no se aplica a ningún ámbito que  pueda ser de crecimiento y desarrollo para el país, un sistema cada vez más  viciado por la corrupción. Un Estado que tiene una profunda crisis democrática.  

Uno de los pilares de los sistemas democráticos es el derecho a la información.  Las elecciones en estos sistemas no sólo necesitan de un marco institucional y  legal sólido. Además, es indispensable que la ciudadanía cuente con información  relevante sobre políticas públicas, partidos, candidatos y candidatas, propuestas,  campañas y en general todo aquello que les permita tomar mejores decisiones. Es  en este escenario donde los medios de comunicación juegan un papel  fundamental en las democracias. Muchos ciudadanos siguen pensando que el  derecho y el deber de votar llena su compromiso de participación política para  contribuir a los asuntos públicos del país. 

No es posible hablar de un sistema democrático sin que haya medios de comunicación libres. No se encuentran medios libres en un sistema que no sea el  democrático. Ambas son condiciones necesarias para coexistir. Preservar la  libertad de los medios de comunicación debe de ser una prioridad para la  ciudadanía y para las instituciones. 

En las últimas dos décadas, los medios de comunicación más relevantes desde el  punto de vista profesional y sus audiencias, fueron clausurados por el gobierno  venezolano, en represalia por su línea editorial e informativa. Primero fueron  hostigados los grandes canales de televisión, luego las radioemisoras y posterior  la prensa escrita. 

En los informes que publica anualmente la ONG Espacio Público “Situación del  Derecho a la Libertad de Expresión” específicamente del año 2021 destacan  que: “En el 2021 se registraron 461 casos en los que se vulneró el derecho la  libertad de expresión, donde el 70% de las víctimas fueron periodistas y  reporteros. Por otro lado en el 2022 se registraron 69 casos de violación a la 

libertad de expresión solo entre enero y abril”. Estas cifras cada vez son más  alarmantes puesto que un en un Estado democrático, la libertad de expresión es  uno de sus pilares fundamentales y si esta se ve comprometida o corrompida,  entonces no podemos hablar de un Estado democrático. 

Internet se usa cada día más como fuente para ejercer el derecho a la libertad de  expresión, de información, de opinión, de pensamiento y de prensa para alzar la  voz frente al poder y ejercer presión por un mayor respeto a los derechos  humanos. Las redes sociales alimentan un nuevo método de información que los  gobiernos luchan por controlar, puesto que; quien maneja la información; maneja  el poder.

Es tanta la necesidad de información que muchos de los medios comunicacionales  tradicionales han tenido que migrar a los portales digitales para poder seguir  cumpliendo su labor. Pero esto no quita que sigan los atentados, persecución y  censura hacia ellos. Todos los días tienen que reinventarse y buscar la manera de  comunicar, puesto que el gobierno venezolano cada día pone más trabas y leyes  que sancionan cuando se emite una información con la que ellos no están de  acuerdo. 

El derecho a informar es posterior al de expresar ideas, hechos y opiniones. Sin  posibilidad de emitir información, se anula el derecho del individuo a enfrentar una  postura ante ciertos hechos que le interesa conocer. Por ello, la libertad de  expresión es partícipe y complemento de otros derechos igualmente importantes,  tales como el derecho a manifestar pacíficamente, a la educación, a la libertad  religiosa, entre otros. La democracia es una forma de vida y no un simple sistema  político, mientras se sigan silenciando las voces de los ciudadanos, se sigan  censurando medios de comunicación, hostigando a los profesionales de la  comunicación, no se podrá hablar de un Estado libre y la democracia seguirá  estando en crisis. 

Bibliografías:  

∙ Encuesta Nacional sobre Juventud 2021 

https://elucabista.com/wp-content/uploads/2021/10/Presentacion-ENJUVE-II-26- 10-2021-DEFINITIVA.pdf 

∙ Democracy report 2022: Autocratization Changing Nature? V-Dem Institute https://v-dem.net/media/publications/dr_2022.pdf 

∙ Situación del Derecho a la libertad de Expresión e información. Informe  2021. ONG Espacio Público  

∙ La Democracia y los medios de comunicación. Keane, John. https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000089138_spa