Política y democracia: Inherente e inmersas en nuestras vidas

En el inicio de la sesión #8 de Jóvenes Ciudadanos los asistentes a la clase contaron con la presencia de Oscar Vallés quien es politólogo con Posgrado en filosofía, catedrático de la Universidad de Los Andes, profesor asociado de teoría política, Jefe del Departamento de Estudios de la Universidad Metropolitana y Coordinador Académico del Diplomado de liderazgo social y político.

Inició agradeciendo el espacio y seguidamente expresó la relevancia de la política en nuestra vida. “La política nos afecta aunque no la conozcamos o no tengamos contacto con ella”. Señalando que se encuentra inmersa en la vida humana y no hay manera de evitarla ya que nos rodea. También enalteció el papel que la democracia cumple dentro de los procesos.

Explicando la visión y pensamientos que una sociedad específica tiene de la política, dijo que se ve reflejado en las instituciones y relación con la vida pública ya que determinan la calidad de vida. La política influye en las sociedades humanas determinando la forma en cómo se organiza.

Existen distintas formas de entender la política ya sean propicias para el desarrollo de una vida libre, tolerante, justa, solidaria y armónica… Y otras que generan controversias en lo externo e interno. Como agregó Vallés, la calidad de noción de política que se tenga determina su concepción.

5 Tesis perniciosas sobre la política

Estas cinco formas de entender la política dentro del contexto venezolano no se identifican como falsas sino como perniciosas, ya que poseen la capacidad de trivializar la política, no promueven la democracia, generan conflictos y aumentan las relaciones humanas divididas.

La política es poder: En esta primera tesis se presume que la política es un acto orientado a la búsqueda de ser poderoso. A lo que Óscar Vallés agregó que si bien la política es poder, engloba otros rasgos. Afirmando que defender esta visión permite márgenes de corrupción, liderazgo autocrático y mesiánico. “Reducirla tiene consecuencias y se inspira en Nicolás Maquiavelo quien plantea la visión más primitiva de la política.” – Óscar Vallés.

La política es episteme: Se basa en el hallazgo científico y afirma que la política es un estado de conocimiento que se obtiene mediante metodologías que responden a reglas de razonamiento hipotético, deductivo, corroboración y argumentación lógica. Defiende que es sólo una técnica aprendida en escuela y si se llega a manejar la metodología: Se está haciendo real política. Esta es una perspectiva muy básica y es la que más se presenta en universidades. Esta forma de percibir la política es peligrosa porque reduce la política a mera tecnología instrumental y se le resta relevancia al compromiso y valores.

La política es racional: Esta tesis que corresponde al puesto #3 se rige por el principio de racionalidad. Los agentes políticos eligen escenarios decisionales y estratégicos que responden a sistemas de juego. Con su tecnología práctica reduce la política a una dinámica de élites concibiéndolo como un juego entre fuerzas y partidos en pugna.

La política es amoral: Se presume que es una actividad exenta de cualquier consideración moral convencional porque se rige por principios propios de acuerdo a propósitos. Desvincula la política de toda responsabilidad ya que las principales morales deben ser respetadas en el marco del compromiso y dentro del momento que nos toca vivir.

La política es una actividad universal: Por último esta es una especie de síntesis de las cuatro anteriores la cual expresa que todas las formas de organización social dirigidas hacia el poder han sido “política”, indistintamente de la naturaleza de las relaciones entre gobernantes y gobernados. Aceptando la explicación de nuestro ponente Vallés, se entiende que por ejemplo la dominación de faraones o esclavitud no suponen una vida política. Por lo tanto se concluye que no toda forma de ejercicio de poder es política, y distinguir esto es clave.

La política y democracia como arte

Para finalizar, Óscar expresó de manera personal que la política es especial y un arte que no puede ser sólo mando y obediencia de un gobernante. Agregó que si se quiere rescatar la política debemos volver a la dinámica sana de persuadir, establecer ideas plurales y no netamente mandar o señalar.

Óscar Vallés cree y afirma que la democracia promueve la civilidad y el ejercicio pleno de las libertades. “La labor que queda por delante es motivar al diálogo, reconocimiento, aceptación de diferencias, entendimiento y ver todo esto como un ejemplo vigoroso de la vida humana que permite el acuerdo y acercarnos sobre asuntos comunes que hacen posible la vida pública.” – Óscar Vallés.

Concluyó expresando su agradecimiento a Más Ciudadanos por la invitación, y admirando que existan espacios como nuestras sesiones para jóvenes ciudadanos en donde se fomenta el compromiso, conocimiento y la relación con la vida pública. “Hoy tenemos a estos 40 jóvenes atendiendo esta sesión e interesados por conocer los temas que nos unen.” Y finalizó explicando que como especie humana somos gregarios y no estamos diseñados para vivir aisladamente de los asuntos que nos competen. Más Ciudadanos comparte esta visión ya que entendemos que necesitamos espacios públicos en donde podamos cooperar, aportar y aprender.