¿Qué pasa con Venezuela? Su contexto desde tres miradas

Venezuela en contexto: Decimoquinta sesión de la IV Cohorte de Jóvenes Ciudadanos.

La sesión número 15 del programa Jóvenes Ciudadanos fue una sesión especial, contó con varios panelistas como Irvin Briceño, Feliciano Reyna y David Smolansky, siendo moderados por Ana María Diez.

Ana María Diez es abogado por la Universidad Gran Mariscal de Ayacucho, maestrante de Gerencia Pública en el IESA, cuenta con un diplomado de Economía Social de Mercado y otro en Resolución de conflictos en zonas fronterizas y es coordinadora de la coalición por Venezuela y directora de relaciones de internacionales de Más Ciudadanos.

Empezó hablando Irvin Briceño. Él es licenciado en Comunicación Social de la Universidad Católica Andrés Bello, maestrante de Ciencia Política de la Universidad Simón Bolívar y tiene un par de diplomados en Innovación Política de asuntos del sur y en Gobernabilidad y Gestión Pública. Es cofundador de la fundación Mil y un ideas para mi país.

Briceño informó que la conversación para él se basaría en torno a cuatro pilares: definir juventud, el contexto global y como este determina el comportamiento de los jóvenes y qué podemos hacer para construir ciudadanía desde cualquier espacio.

¿Qué son las juventudes, como la llama Briceño? Para él, no está vinculado a actividades específicas, pero sí a un tema de edad. También encierra grandes dificultades porque es un momento de preguntarse quiénes somos, cómo deberíamos ser y en qué deberíamos convertirnos; es desde acá donde se determina la forma en la que nos vemos y cómo se podría concebir a la juventud.

Briceño explica que, entendiendo a la juventud, es que se podrían empezar a formar políticas para el futuro de la nación, buscando comprender sus características y su manera de formarse. También informa que la juventud podría alcanzarse desde el momento en el que una persona empieza a tomar responsabilidades adultas.

¿cuántos jóvenes estamos cumpliendo nuestro rol?

Uno de los casos que salió a colación fue el niño que se hizo viral por limpiar parabrisas, y es que él es de esos chamos que tienen que abandonar los estudios y tener que salir a la calle a trabajar para poder tener algo que comer. Es una muestra de lo que la juventud tiene que hacer hoy en día en el país.

En el contexto global, los jóvenes sienten que las instituciones públicas les han fallado al punto de no creer en los políticos de hoy en día basado en una encuesta. Otra encuesta hecha por la UCAB refleja que ocho de cada diez personas de entre 15 y 29 años, no tienen ningún interés en lo público o político del país y que siete de cada diez no manifiestan su inconformidad en cómo funciona la democracia, son datos alarmantes de los que habla Briceño.

El comunicador cierra con un par de recomendaciones: hay que crear inteligencia colectiva, buscar espacios de participación que sean extitucionales y co-crear para transformar realidades apoyándonos en las nuevas tecnologías y también ser gestores y facilitadores de los cambios.

Luego de esta clase, se empezó una conversación fluida entre el Dr. Feliciano Reyna, un arquitecto y reconocido defensor de los DDHH en Venezuela y David Smolansky, comunicador social y exalcalde del Municipio El Hatillo, exiliado por la dictadura y luchador de la democracia venezolana.

Reyna habla sobre la emergencia humanitaria compleja y de cómo desde este lugar salen puntos de reflexión. Esto nace por abusos de poder y el desmontaje del Estado de Derecho. Al ciudadano común se le hace imposible llegar por vías legales a las soluciones de sus problemas.

Asimismo, el doctor habla de como emergencia humanitaria compleja no es más que un eufemismo para identificar una situación masiva de derechos humanos que, para él, tiene cuatro consecuencias inevitables: la primera es el incremento de la hambruna, la segunda es la extensión de las epidemias y la crisis de salud, la tercera es el problema educativo donde su espacio se ve cada día más deteriorado y, la última, el desplazamiento masivo de personas refugiadas.

Ve como una de las soluciones a esta situación es la formación de los ciudadanos y lograr hacer una reflexión entre las personas para poder salir de los problemas que aquejan a la población venezolana; para esto hay que documentar cada cosa que pasa en el país y poder interpretar los datos, aunque el tema estructural también juega un papel importante.

Smolansky considera que uno de los problemas más grandes que pasa en Venezuela es el éxodo, la condición de los refugiados refleja la grave crisis en la que se sumerge el país. 5,6 millones de personas representa, en palabras del exalcalde: “un país fuera de un país”.

La inseguridad alimentaria, la violencia generalizada, la violación sistemática de los derechos humanos, crímenes de lesa humanidad, el colapso económico, de salud y servicios básicos son las causas por las que las personas deciden emprender el viaje de la migración. ¿Cómo podrías ser ciudadano dentro de un país que no te da las oportunidades para el progreso?

Advierte también el comunicador que la pandemia sacudió todo el mundo de los migrantes y esto hizo que muchas personas tuvieran que devolverse al país, pudo ser por las ganas de volver a ver a su familia o por perder su trabajo, pero en muchos casos se van nuevamente a otro país por la insostenibilidad de la vida en la nación, incluso con las fronteras cerradas arriesgando sus vidas a través de trochas y caminos improvisados.

Es necesaria la participación ciudadana para poder solventar estos problemas que golpean al país, pero también se necesita la reformulación de nuestras instituciones democráticas para poder generar confianza y hacer nuevamente una nación próspera. ¡Te invitamos a formar parte del cambio!